Seguir

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Crímenes que no hay que olvidar...

sábado 25 de abril de 2015

Día del Periodista: Los 17 que dieron la vida por informar

En el Día del Periodista Paraguayo (26 de abril), los principales homenajes son casi siempre para Pablo Medina y Santiago Leguizamón, los más conocidos mártires de la comunicación. Pero hay otros quince que también se inmolaron por dar a conocer su verdad a través de los medios. Sepa quiénes son.
Por Andrés Colmán Gutiérrez | @andrescolman

Fuente: Uhora
Hombres armados que esperan en la esquina de una calle fronteriza o en la desolación de un camino rural.
Sicarios que llegan raudamente a bordo de una motocicleta, con el rostro oculto por cascos con visores oscurecidos, y que con mortal eficacia desenfundan escopetas y pistolas automáticas.
Las escenas son siniestramente parecidas, como calcadas de un criminal manual operativo. En la mayoría de los casos hubo amenazas previas, a través del teléfono o de mensajes de texto. En otros, fue simplemente la sorpresa de un fugaz instante, una frenada brusca, un click metálico que antecede a los fogonazos mortales.
Desde aquel primer brutal asesinato del periodista Santiago Leguizamón, como macabro mensaje en el Día del Periodista Paraguayo, el 26 de abril de 1991, hasta ahora, ocurrieron otros 16 casos contabilizados de comunicadores asesinados por su trabajo de informar.
Desde dueños de radioemisoras, reporteros profesionales conocidos, corresponsales de grandes medios, hasta comunicadores populares de radios comunitarias o locutores que cumplían una labor más de propaganda política partidaria, han sido víctimas de los asesinatos por encargo.
Conozcamos los casos:
1.Santiago Leguizamón (1991): Mediodía en la tierra de nadie.
Era casi el mediodía del 26 de abril de 1991 y Santiago Leguizamón, periodista y director propietario de Radio Mburucuyá, en la ciudad de Pedro Juan Caballero, Amambay, estaba a punto de finalizar su tradicional programa Puertas Abiertas.
Planeaba juntarse con los demás trabajadores de la radio para compartir un almuerzo de conmemoración por el Día del Periodista en el restaurante El Pato, sobre la avenida fronteriza que divide a Pedro Juan de la ciudad brasileña de Ponta Porá.
Foto: Archivo
Esa mañana, Leguizamón mantuvo un contacto al aire con su amigo Humberto Rubín, director de Radio Ñandutí, en Asunción, quien le pidió que se cuide, porque el comunicador pedrojuanino había recibido muchas amenazas de muerte.
"Hay dos clases de muerte, Humberto. Una es la muerte material, la muerte física. Y otra es la muerte cuando uno abandonó la ética y la voluntad de trabajo", le respondió Santiago.
Minutos después, Leguizamón salió del precario edificio de madera en donde funcionaba la radio, en el barrio María Victoria, y subió al auto, un viejo Datsun de color blanco, acompañado de su fiel secretario, Baldomero Karape Cabral.
Sobre la avenida Rodríguez de Francia, en la esquina de la calle De Jesús Martínez, en plena línea fronteriza, un automóvil Volkswagen Gol color negro, con vidrios polarizados y puerta derecha abollada, estaba esperando. Había tres hombres a bordo. Tenían armas y una siniestra misión.
Eran las 12.15 del mediodía, en la llamada "terra de ninguen" o "tierra de nadie", que divide a los dos países, cuando el Gol negro cerró el paso al auto blanco, y dos de los hombres saltaron a tierra. Uno llevaba armas cortas, presumiblemente una 9 milímetros y una 38 magnum, y el otro, una potente escopeta calibre 12 recortada.
Santiago detuvo el auto y vio que los hombres se le venían encima. Los disparos acribillaron el parabrisas. Herido y desfalleciente, Santiago aún tuvo fuerzas para gritarle a su secretario: "¡Corré, salvate... yo ya no puedo!". Cabral abrió la puerta y salió corriendo del auto, cuando escuchó la explosión final, el escopetazo que le arrancó a Santiago el ojo izquierdo.
Tras darle el tiro de gracia, los sicarios subieron al auto y cruzaron la frontera hacia Brasil. Según los forenses, 21 balazos impactaron en el cuerpo del periodista y le causaron la muerte.
Habían pasado dos años desde la caída de la larga dictadura stronista, cuando la mafia del narcotráfico y el crimen organizado en la frontera inauguraban el primero de una serie de violentos asesinatos a periodistas y comunicadores.
Como corresponsal de la entonces Red Privada de Comunicación (Diario Noticias, Canal 13 y Radio Cardinal), Leguizamón había publicado varios reportajes investigativos sobre tráfico de drogas, lavado de dinero, contrabando de soja y robo de vehículos.
Las últimas notas, en marzo de 1991, dejaban entrever una presunta complicidad entre los capos del crimen y el Gobierno del entonces presidente, general Andrés Rodríguez. Los reportajes mencionaban como uno de los principales capos del tráfico al entonces poderoso empresario fronterizo, Fahd Yamil, más conocido como El turco.
En 1992, un año después del asesinato de Leguizamón, la Policía Federal brasileña detuvo a los sicarios brasileños José Tiro Certo Araulho, José Aparecido de Lima y Bras Vaz de Moura, quienes confesaron haber asesinado al periodista paraguayo "por encargo de Daniel Alvares Georges (hijo de Fahd Yamil) y su primo Luis Enrique Tulú Georges".
La Justicia paraguaya nunca movió un dedo para utilizar esta confesión. Por el contrario, acabó encubriendo a los autores del crimen. A 24 años, el asesinato sigue en total impunidad.
Aquel "modus operandi" de los asesinatos por encargo, se repetiría en estos 24 años de modo sistemático, causando la muerte de otros 16 periodistas y comunicadores.
2. Calixto Mendoza (1997): Una mateada que dejó de ser feliz.
Mateando feliz, así se llamaba la audición radial que el locutor Calixto Mendoza conducía en las madrugadas, en la emisora Radio Yby Yaú, de la ciudad de Yby Yaú, en el Departamento de Concepción.
En su programa, Calixto brindaba espacios a dirigentes de organizaciones sociales y campesinas, formulando denuncias contra las autoridades y los poderosos de la región.
Evidentemente, sus críticas ocasionaron molestias. En la madrugada del 2 de marzo de 1997, su cuerpo fue hallado al costado de un camino rural de la compañía Arroyo de Oro, cerca de Yvy Yaú.
Sus familiares aseguran que Mendoza fue ahorcado por desconocidos y arrojado en un lugar descampado.
"Su muerte nunca fue investigada, se cerró el caso como accidente de tránsito'', destaca el también locutor Enrique Galeano, quien lo sustituyó en el programa de las madrugadas.
Los sospechosos de haber cometido el crimen nunca fueron siquiera demorados. Para las autoridades, su asesinato quedó en el olvido luego de que se perdieran sus archivos, según aseguraron guardias de la Jefatura de la Policía Nacional de Concepción a uno de sus hermanos.
Benito Ramón Jara, uno de los muchos crímenes olvidados.
3. Benito Ramón Jara (2000): El delito de manejar información
"Si Benito Ramón Jara no hubiera estado colaborando en el último año de su vida con Radio Yby Yaú, aportando informaciones y avisos, su muerte habría pasado prácticamente inadvertida. Tan inadvertida, quizá, como algunos de los crímenes espantosos que sacuden a menudo, y en absoluto silencio, el norte del Paraguay, tierra de nadie. O, en realidad, de varones de la droga y de contrabandistas de vehículos. De mafiosos y de rufianes de toda laya, en definitiva. Que, según un lugareño, disparan primero y preguntan después".
Así describe el periodista argentino Jorge Elías, entonces reportero del diario La Nación de Buenos Aires, quien se encargó de investigar bajo encargo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) algunos de los primeros casos de periodistas asesinados en el Paraguay.
"Al costado de uno de los caminos rurales, rumbo a la colonia General Bernardino Caballero, a unos 20 kilómetros de Yby Yaú, apareció el jueves 13 de abril del 2000, entre las cinco y las seis de la tarde, el cadáver de Jara. Tenía 37 años y seis tiros: uno en el rostro, otro en la cabeza, otro en el tórax y tres más a la altura del estómago. Iba en una motocicleta de su propiedad, abandonada (por los asesinos, al parecer) a unos 1.000 metros del lugar del crimen", explica Elías.
Nunca se aclaró la verdadera causa del asesinato de Benito Ramón Jara. No era periodista, sino principalmente chofer y vendedor, pero por su vinculación con la radio manejaba mucha información. Es otro de los muchos casos que quedó en la absoluta impunidad.
4. Salvador Medina (2001): La mafia del rollotráfico
Tenía vocación de comunicador, al igual que su hermano Pablo. Desde su programa radial en la humilde emisora comunitaria Ñemity FM, en la ciudad de Capiibary, Departamento de San Pedro, fustigaba a los depredadores de bosques, a los traficantes de rollos de madera y a los marihuaneros.
Salvador Medina Velázquez, de 27 años, era el presidente del consejo de la radio comunitaria FM Ñemity y ejercía la docencia como profesor de guaraní en la escuela parroquial y primaria del pueblo. "Desde el micrófono denunciaba, cuando tenía ocasión, el contrabando de rollos de madera desde la reserva forestal del Ministerio de Agricultura y Ganadería del Paraguay, y las conexiones de una banda de la colonia Ara Pyahu, a 20 kilómetros de Capiibary, vinculada con asaltos y con otros delitos. Lo hacía de común acuerdo con sus hermanos, Pablo, de 40 años, corresponsal del diario ABC Color, de Asunción, y autor de artículos sobre ambas cuestiones, y Gaspar, de 32, docente del colegio y conductor de un programa de música en la radio", relata el investigador Jorge Elías, en un informe elaborado para el proyecto Impunidad, de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).
El 5 de enero del 2001, Salvador circulaba en una motocicleta con su hermano Gaspar, cuando fueron interceptados por un hombre enmascarado, quien disparó contra el trabajador de la prensa, matándolo.
Luego de un largo proceso, el autor material del crimen, Milciades Maylin, fue condenado a 25 años de cárcel, pero los autores intelectuales jamás fueron ni siquiera procesados.
5. Yamila Cantero (2002): Un crimen en la nebulosa.
Tenía 26 años de edad y era una de las periodistas más reconocidas de San Ignacio, Misiones, cuando el 6 de julio de 2002 estalló la noticia de que su cuerpo había sido hallado inerte, junto al de un policía, que presuntamente era su pareja sentimental, en un local policial.
La versión oficial presentó el caso como un presunto "crimen pasional", pero los familiares y el gremio de los periodistas no aceptaron esta versión.
"Es muy probable que detrás del supuesto crimen pasional de la compañera periodista, igualmente de radio, Yamila Cantero, en Santiago de las Misiones, se haya perpetrado un silenciamiento de corte mafioso. Es muy probable. Yamila apareció muerta debajo de su entonces pareja, un suboficial, quien, de acuerdo con reporte y crónicas policiales de la época, la mató y después él se suicidó", destaca el entonces secretario general del Sindicato de Periodistas del Paraguay, Julio Benegas.
Yamila es recordada como una reportera sagaz, crítica, denunciadora de las injusticias. "Ella nos demostró que la firmeza y la calidad en el desempeño de la tarea periodística no es vinculante con la destrucción y el desmoronamiento del adversario o el objetivo de una investigación", escribió sobre ella el ex ministro de la Sicom, el también periodista misionero Augusto Dos Santos.
El hoy abogado y juez de Yabebyry, Camilo Cantero, hermano de Yamila y durante mucho tiempo periodista, sostiene: "Su legado es el mayor desafío que tenemos sus familiares para no defraudar a la sociedad que en el momento justo ha respondido cuando estábamos aun sumamente sorprendidos por su tempranera muerte que truncó una figura importante por su proyección social y su empecinamiento por un futuro mejor."
"Su desaparición física nos dejó huérfanos de una gran luchadora social desde el periodismo testimonial", destaca Camilo Cantero, quien asegura que nunca se ha respondido a la pregunta: "¿Quiénes y por qué la mataron?".
6. Samuel Román (2004): La molestia de un intendente
El locutor Samuel Román, de 36 años, un brasileño hijo de paraguayos, conducía un programa radial denominado La voz del pueblo, en la radio comunitaria Conquista FM de Capitán Bado, departamento de Amambay.
En su programa, Samuel criticaba severamente a los políticos de la región, en especial la gestión del "prefeito" (intendente municipal) de la ciudad brasileña de Coronel Sapucaia, separado apenas por una calle de Capitán Bado. Principalmente, daba espacios a la ciudadanía, para que exprese su opinión.
Acto de protesta de periodistas de ABC Color, recordando a sus colegas asesinados.
En la noche del 20 de abril de 2004, Samuel Román fue interceptado por tres sicarios en territorio brasileño, quienes le dispararon a quemarropa 13 tiros de pistola calibre 9 milímetros, ultimándolo.
Tras una larga investigación, la Policía brasileña –con colaboración de la paraguaya- pudo determinar que los sicarios fueron Luciano Gregorio de Lucena, Faviano Lucena dos Santos y Ricardo Antonio Machado, todos brasileños, por mandato del entonces intendente de Sapucaia, Eurico Mariano, quien finalmente pudo ser detenido, procesado y condenado a 17 años y 9 meses de prisión.
7. Ángela Acosta (2006): Otro presunto "crimen pasional".
Desde una humilde emisora comunitaria en Mayor Otaño, Itapúa, Ángela Acosta Méndez se desempeñaba como una voz crítica y abierta a las inquietudes de las organizaciones campesinas y populares de la región.
Ángela apareció muerta el 21 de diciembre de 2006, en Mayor Otaño, y el principal acusado fue quien era su pareja sentimental, el agente de Policía Agustín Alfonso Verón.
Verón fue detenido, pero, unos meses después, se escapó de la Comisaría 13ª de Encarnación.
Verón fue posteriormente relacionado con el asesinato de otro periodista, el chileno AlbertoTito Palma, también en Mayor Otaño.
El caso del asesinato de la periodista comunitaria Ángela Acosta nunca fue debidamente esclarecido.
8. Alberto Tito Palma (2007): Silencio a balazos
El periodista chileno –radicado en Paraguay- Alberto Tito Palma Godoy, locutor de la radio Mayor Otaño, en Mayor Otaño, a la vez corresponsal de Radio Chaco Boreal en Asunción, denunciaba el crimen organizado, el contrabando de combustibles y la corrupción en el gobierno local del departamento de Itapúa.
Palma venía recibiendo varias amenazas de muerte, por lo que había anunciado que regresaría a su país natal, Chile. 
Tito Palma.
En la noche del 22 de agosto de 2007, el reportero se encontraba cenando con su pareja cuando dos hombres, vestidos con traje militar camuflado (conocido como parapara'i), lo asesinaron a tiros.
"Dos hombres con uniformes militares que iban en motos irrumpieron de pronto en su vivienda. Lo acribillaron. En el piso quedaron 18 casquillos de balas, según el comisario Ángel Barboza, jefe de la Policía de Itapúa. Seis balazos dieron en la frente, el cuello, los brazos y las piernas de Palma, de 48 años. Su pareja, Wilma Martínez, de 24 años, con la cual tenía un hijo de apenas dos meses, resultó herida en la pierna izquierda; debió ser internada de urgencia", relata el informe del proyecto Impunidad de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).
Nelson Vera Sanabria, alias Kamba'i, de 22 años, y su hermano Fabio, de 29, habrían sido los ejecutores del periodista.
Kamba'i Vera, según los testimonios, actuó a cara descubierta. El otro llevaba un pasamontañas. La pareja de Palma, sin embargo, pudo identificar al encapuchado por la mirada y sus rasgos físicos como Fabio Vera, el hermano de Kamba'i. Ambos son oriundos de la localidad de Yacuí Guazú, distrito de Mayor Otaño, y tienen antecedentes penales", destaca el informe de la SIP.
9. Martín Ocampos (2009): Asesinato en zona del EPP
El director de la emisora comunitaria Hugua Ñandú FM, Martín Ocampos Páez, fue asesinado a tiros en su domicilio de la colonia Jorge Sebastián Miranda, más conocida como Hugua Ñandú, en el norte del Departamento de Concepción, en la noche del 12 de enero de 2009.
Martín Ocampos.
Ocampos Páez, dirigente de la Organización Campesina del Norte (OCN), era acusado por exponentes de la Fiscalía y la Policía de ser presuntamente colaborador del grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), aunque nunca se exhibieron pruebas que pudieran sustentar esta acusación. Sus familiares y compañeros negaron enfáticamente esta versión.
Ocampos ya había sido detenido como supuesto colaborador del grupo armado, tras el ataque a un local policial en el lugar, pero fue nuevamente liberado por falta de pruebas.
Cuando se produjo el asesinato, desde sectores de la Policía y la Fiscalía se echó a correr la versión de que el comunicador fue "ajusticiado" por sus propios ex compañeros del grupo armado, presuntamente en represalia por diferencias internas en el manejo de dinero.
La docente Mirna Cristaldo, viuda de Martín Campos, negó que su marido fuera miembro o colaborador del EPP, y aseguró que fue asesinado como represalia a sus denuncias en la radio, contra los abusos de las fuerzas policiales y militares en la zona.
El caso nunca fue aclarado y sigue en la impunidad.
10. Merardo Romero (2011): Un crimen con tinte partidario
El locutor Merardo Alejandro Romero Chávez, de 47 años, conducía un programa radial con claro objetivo político partidario, a favor del movimiento Esperanza Colorada, de un sector de la Asociación Nacional Republicana (ANR). El mismo se emitía a través de la 100.1 FM, La voz de Itakyry, de la ciudad de Itakyry, a 90 kilómetros al norte de Ciudad del Este, en el Departamento de Alto Paraná.
Merardo Romero.
El contenido del programa apuntaba a emitir propaganda electoral a favor del movimiento Esperanza Colorada, que por entonces era liderado por el caudillo altoparanaense Javier Zacarías Irún, y cuestionaba a través de denuncias a autoridades y funcionarios relacionados con el sector político interno colorado, ligado al entonces candidato presidencial, Horacio Cartes.
"Durante sus programas, recibía llamadas en que le decían que se calle o le mandarán callar. El crimen sería el cumplimiento de la amenaza", señaló una persona estrechamente ligada a la familia.   
En la noche del 3 de marzo de 2011, sicarios armados llegaron hasta la casa de Romero Chávez y lo acribillaron a balazos, frente a sus propios hijos.
Resultó acusado el político colorado del movimiento contrario, Fidel Duarte, quien fue detenido, pero vuelto a ser dejado en libertad a las pocas semanas.
"¡Es el colmo del escándalo! Varios políticos regionales sospechosos de haber ordenado la ejecución de Merardo Romero gozan desde el inicio del caso de una curiosa bondad judicial. José Valenzuela, alto funcionario del gobierno de Itakyry, nunca fue arrestado por la policía local pese a que el Ministerio Público emitió una orden de detención contra él por 'homicidio doloso'. Incluso se confirmó que se encuentra en Itakyry, ¡cuando oficialmente se señala que se encuentra prófugo! Asimismo, Miguel Ángel Soria, ex intendente de la ciudad, de quien Fidel Duarte era el capanga, nunca se ha preocupado", reclamó la organización internacional Reporteros sin Fronteras.
11. Marcelino Vázquez (2013): Acribillado frente a su radio
Al atardecer del 6 de febrero de 2013, el periodista radial y empresario Marcelino Vázquez salía de los estudios de su emisora Sin Fronteras 98.5 FM, en la ciudad de Pedro Juan Caballero, dirigiéndose a una discoteca (de la que también era propietario), cuando dos hombres que circulaban en una  motocicleta lo interceptaron. 
Marcelino Vázquez.
El hombre sentado en la parte trasera del vehículo descendió y le disparó varias veces con un revólver calibre 38 milímetros. Uno de los hijos de Marcelino Vázquez salió de la discoteca y vio huir a los asesinos.
"Lo más probable es que la mafia se encuentre tras este asesinato, pues la forma de operar tiene claramente la marca del crimen organizado. La investigación anunciada debe arrojar resultados rápidamente y debe explorar el móvil profesional. Sobre todo, no debe ceder a eventuales trabas o presiones en una región donde, por desgracia, los cárteles ejercen una gran influencia sobre las autoridades locales", reclamó en su momento la organización Reporteros sin Fronteras.
Fueron procesados e investigados por este homicidio Édgar Giménez Duarte y Ramón Fariña Figueredo. Duarte fue finalmente condenado a 18 años de cárcel por este homicidio.
12. Carlos Artaza (2013): Balas en  la refriega electoral
El 24 de abril de 2014, a apenas dos días de celebrarse el Día del Periodista Paraguayo, el fotógrafo Carlos Artaza (45 años), quien trabajaba como funcionario de prensa de la Gobernación de Amambay, en Pedro Juan Caballero, fue asesinado por sicarios en dicha ciudad fronteriza.
Artaza conducía su automóvil cuando fue interceptado por dos sujetos que circulaban en motocicleta, quienes lo hirieron con cinco disparos. Falleció la mañana del día siguiente, mientras era trasladado en ambulancia a Asunción. 
Carlos Artaza.
El fotógrafo regresaba de una caravana de celebración por la victoria del diputado Pedro González, electo como gobernador de Amambay, tras una agresiva campaña en la que el político compitió contra el senador Roberto Acevedo que, como él, pertenece al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).
"El ambiente observado estos últimos días en Amambay traduce al extremo una situación nacional cada vez más preocupante para la seguridad de los periodistas y la libertad de información. La campaña de las elecciones generales, llevadas a cabo el 21 de abril pasado y en las que Horacio Cartes resultó vencedor a la presidencia, estuvo marcada por amenazas e intimidaciones, así como por una serie de revelaciones sobre los presuntos vínculos entre ciertos políticos y el crimen organizado. El mantenimiento del Estado de Derecho, ya de por sí frágil, depende también de la suerte de los periodistas", apuntó en su momento la organización Reporteros sin Fronteras.
El caso continúa sin ser esclarecido.
13. Fausto Gabriel Alcaraz (2014): Acallando las críticas
Fausto Gabriel Alcaraz, periodista de la emisora Radio Amambay, de Pedro Juan Caballero fue asesinado de 12 balazos el 16 de mayo de 2014, cuando salía del estudio de grabación. Dos sicarios que circulaban a bordo de una motocicleta le dispararon. 
Fausto Alcaraz.
El propietario de la radio, el senador Robert Acevedo, señaló que el asesinato tuvo lugar después de que Alcaraz nombrara directamente en su programa a individuos involucrados con el narcotráfico en la región, a quienes denunció "con nombre y apellido".
Alcaraz, de 28 años, dirigía el programa de radio De frente a la mañana, el principal espacio matutino de Radio Amambay 570 AM.
El comunicador era conocido por generar polémicas acusaciones contra comerciantes, policías, fiscales y jueces que, supuestamente, actuaban a las órdenes de la mafia ligada al narcotráfico y el crimen organizado.
14. Édgar Fernández Fleitas (2014): Furia en la ciudad
Abogado y locutor radial, Édgar Pantaleón Fernández Fleitas, de 43 años, era una de las voces más críticas de la ciudad de Concepción, a través de su programa La ciudad de la furia, que se emitía a través de la emisora Radio Belén Comunicaciones.
Fernández Fleitas fue asesinado de 6 tiros en la cabeza por desconocidos en su residencia, en Concepción, en la tarde del 19 de junio de 2014.
"Probablemente una persona tocó el timbre y él abrió el portón, ingresó, se sentó y le disparó, no fue para robarle ni nada, fueron otros los motivos. Hay personas que vieron al que disparó", indicó la fiscala Dora Irrazábal, de Concepción.
Edgar Fernández.
La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, reclamó a las autoridades paraguayas "que hagan todo lo posible para detener y procesar a los responsables del asesinato del periodista radial paraguayo Édgar Pantaleón Fernández Fleitas".
"Es importante que los responsables de crímenes contra periodistas sean juzgados. El sistema judicial debe movilizarse para impedir que la violencia amordace la libertad de expresión y la libertad de prensa", agregó.
15. Pablo Medina (2014): El crimen que sacudió la narcopolítica.
Regresaba de una cobertura periodística en asentamientos campesinos, a bordo de su camioneta, cuando dos hombres vestidos de militar le cerraron el paso en un desolado camino vecinal, en las inmediaciones de Villa Ygatimí, Departamento de Canindeyú.
Pablo Medina.
Pablo Medina, veterano periodista, corresponsal del diario ABC Color en la zona de Curuguaty, fue acribillado con varios disparos de una pistola 9 milímetros y rematado con una escopeta calibre 12.
Previamente, uno de sus ejecutores le había preguntado acerca de su identidad, en lengua guaraní: "¿Vos sos Pablo Medina?". Cuando el periodista vio que le apuntaban con un arma, pidió: "Anina che juka (Por favor, no me mates)".
El asesinato de Medina, por tratarse de un informador muy conocido, integrante de uno de los medios periodísticos más importantes del país, causó una gran conmoción en la sociedad paraguaya y produjo una fuerte reacción de protesta y movilización desde el gremio de los periodistas y otros sectores organizados.
Ante la fuerte presión mediática, equipos de investigación de la Fiscalía y la Policía actuaron con mayor celeridad y se pudo determinar que el crimen fue ordenado por el intendente municipal de Ypejhú, VilmarNeneco Acosta y ejecutado por el hermano de este, Wilson Acosta y su sobrino, Flavio Acosta Riveros. También se determinó que Acosta era el jefe de una banda de narcotraficantes y sicarios, responsables de varios otros crímenes en la región.
Neneco Acosta fue detenido recientemente en Brasil y se espera su extradición. Los demás siguen prófugos.
Las repercusiones del caso obligaron a que el Congreso Nacional cree una comisión especial de investigación, que llegó a individualizar públicamente a varios senadores y diputados como relacionados al narcotráfico y al crimen organizado, aunque hasta ahora no han sido investigados seriamente por los organismos de Justicia.
16. Antonia Almada (2014): El precio de acompañar a un periodista
La joven Antonia Maribel Almada Chamorro (19), viajaba junto al periodista Pablo Medina, en el asiento del acompañante, cuando este fue atacado por sicarios, y ella también resultó víctima de varios disparos, falleciendo pocos minutos después.
Antonia Almada.
Otra hermana suya viajaba en el asiento trasero de la camioneta y logró agacharse en el momento del ataque, resultando ilesa, aparentemente por no haber sido vista por los asesinos. Su testimonio resultó clave para individualizar a los agresores.
Aunque no era estrictamente periodística –la presentan como asistente del corresponsal Medina-, la joven Antonia Maribel es también considerada una de las víctimas de los ataques contra la prensa. Antonia era estudiante de análisis de sistemas y oriunda de Villa Ygatimí. Estaba viviendo y estudiando en Curuguaty junto con su hermana, desde donde acompañaba a Medina en sus coberturas.
17. Gerardo Servián (2015): Una molesta voz en guaraní
Gerardo Servián Coronel, periodista radial de Pedro Juan Caballero, realizaba un programa diario en idioma guaraní en la emisora comunitaria Radio Ciudad nueva, en la localidad fronteriza de Zanja Pytá, vecina a la capital de Amambay.
En horas de la siesta del día 5 de marzo de 2015, Servián se desplazaba a bordo de su motocicleta por una calle de la ciudad de Ponta Porá, Brasil, cercana a la divisoria fronteriza con Paraguay, cuando fue alcanzado por otra moto, en la que iban dos personas.
Según un video grabado por una cámara de seguridad en el sector, el hombre que iba detrás en la otra moto, extrajo un arma y empezó a disparar al comunicador, derribándolo del vehículo, para luego ultimarlo con más disparos.
Su hermano, el también periodista radial KikoServián, dijo que el homicidio fue en represalia a las críticas que Gerardo Servián realizaba desde la emisora, especialmente contra la gestión  del intendente de Zanja Pytã, Marcelino Rolón, del Partido Colorado.
"Él hablaba mucho de la cuestión de la intendencia, de las elecciones municipales. Es por eso que no se puede descartar que el trasfondo podría ser una cuestión política", indicó.
La organización internacional Reporteros sin Fronteras exigió "una investigación exhaustiva, independiente e imparcial y a no excluir la hipótesis de que el homicidio pudo estar relacionado con su actividad profesional. Este crimen no debe sumarse a la lista de asesinatos de periodistas que permanecen en la impunidad en esta región fronteriza".

viernes, 17 de junio de 2016

550 DISPAROS POR MINUTO…

Por: Andrés Colmán Gutiérrez

La ametralladora utilizada para romper el blindaje del poderoso vehículo todoterreno Hummer que utilizaba el empresario narco Jorge Rafaat Toumani, sería una Browning M2 calibre .50, de fabricación norteamericana (hay quienes lo mencionan erróneamente como fusil antiaéreo, o hasta como un lanzador de misiles antiaéreos).
Es un arma automática, de accionamiento manual, alimentado por cinta, operado por retroceso, refrigerado por aire, asistida por una dotación. Se puede montar en sitios terrestres y en la mayoría de los vehículos como un arma anti-personal y antiaérea. 
Es un arma bélica pesada, diseñada ya a finales de la Primera Guerra Mundial por John Browning y fue usada en varias guerras siguientes. Es la principal ametralladora pesada de los países miembros de la OTAN, según destaca el sitio Desarrollo y Defensa (http://desarrolloydefensa.blogspot.com/…/la-ametralladora-t…). 
Según las variaciones del modelo, fue adaptada como arma anti-aérea y anti-tanque. Dispara el cartucho .50 BMG (12,7 x 99), “también utilizado en fusiles de francotirador pesados y fusiles de largo alcance, debido a su excelente precisión a gran distancia, performance balística, enorme poder de parada y letalidad”. La cadencia es de entre 450 a 550 disparos por minuto.
Es un arma de guerra, de venta restringida para uso militar, pero es usada con frecuencia por las bandas de narcotraficantes en países como México y Colombia, como por grupos armados en las zonas de conflicto del Medio Oriente y del Este europeo.
(En este video pueden ver un ejemplo de su poder de fuego:https://www.youtube.com/watch?v=YbCXfazemOQ).
Es considerada “la madre de todas las ametralladoras”:https://warisboring.com/la-madre-de-todas-las-ametralladora…
Esta es la primera vez que un arma tan potente hace su aparición de manera tan impactante en un atentado narco en Paraguay (generalmente las bandas de sicarios usan fusiles automáticos de asalto -Ak 47, AR 15, FAL, incluso los policiales Galil o los chilenos FAMAE-, pistolas automáticas 9mm, las funcionales mini ametralladoras Uzi o las clásicas escopetas calibre 12). Solo en el atentado contra el ex dictador nicaragüense Somoza, en setiembre de 1980, aún durante la dictadura, se recuerda que un comando guerrillero del ERP utilizó un lanzacohetes RPG-2, de fabricación china, para hacer volar el auto en que viajaba “Tachito”.
El elemento que lo une al vehículo (descrito erróneamente como un trípode, que debe tener tres patas) es en realidad un soporte metálico reforzado, que permite operar el arma con más facilidad, neutralizando las fuertes sacudidas que produce cada disparo.
Su costo en el mercado negro oscila entre los 5 mil a 10 mil dólares, según un reportaje del diario mexicano El Universal.
Que esta arma haya podido ser adquirida, montada y movilizada tan fácilmente en una zona densamente poblada, con la gran cantidad de munición de grueso calibre utilizado, reafirma la gran vulnerabilidad del territorio paraguayo para el tráfico de armas, ligado al narcotráfico, y la absoluta falta de control de las autoridades, o la alta participación de organismos del Estado en estructuras criminales de corrupción.

(Una pregunta que muchos hacen, luego del atentado, es si entonces el blindaje de los vehículos no protege para nada. Dicen los especialistas que todo blindaje protege... hasta cierto punto, pero no puede soportar durante mucho tiempo un intenso fuego cruzado, con municiones de muy alto calibre, como ocurrió en este atentado. Por algo eligieron este modelo de ametralladora. Si ustedes vieron la película "Capitán América, El soldado del invierno", recuerden la escena en que Nick Fury es atacado en su súper camioneta blindada, la computadora le va diciendo en qué medida el blindaje va siendo superado, hasta caer por completo. Moraleja: de nada te sirve el blindaje más potente, cuando te vienen encima con ametralladoras pesadas y miles de balas... y no hay Capitán América que acuda a salvarte).

sábado, 28 de mayo de 2016

Sicarios matan de 29 balazos...

Un hecho de homicidio, ocurrió en la madrugada de este sábado, en un hospedaje del barrio San Ramón, de esta ciudad, resultando víctima, David Sanabria, paraguayo,  soltero, de 25 años, oriundo de Bella Vista norte.
La comisaria séptima recibió una llamada telefónica, aproximadamente a las 00:40 horas y acudieron al lugar encontrando a la víctima, tirado en el piso, totalmente ensangrentado.
Fue solicitada la presencia del departamento de  criminalística de Concepción y, conjuntamente, con el ministerio público  de Yby Yaú, a cargo del fiscal penal número 2, Abg.  Juan Carlos Blanco para el trámite correspondiente y acudió al lugar el asistente fiscal Jorge Báez y el forense.
El hecho ocurrió en el hospedaje Bodega, km 111 del barrio San Ramón,  a tres km del cruce Yby Yaú sobre ruta quinta, donde se encontraba hospedado, mientras construía su futura vivienda
El hecho ocurrió aproximadamente a las 00:30 hs.
Su concubina Elizandra Cueva manifestó que, al escuchar que alguien golpeaba la puerta, diciendo ser de la Policía Nacional, abrió un poco la puerta, vio a tres personas, que usaban pasamontañas, quienes, acto seguido, sin mediar palabras, dispararon contra David, quien cayó al suelo, luego ingresaron a la vivienda y continuaron disparando contra él.
El forense Dr. Manuel Ruíz Cañete encontró en el cuerpo 29 impactos de bala, presumiblemente del calibre 9 mm. Tras una exhaustiva búsqueda de evidencias, los efectivos policiales y fiscales, lograron recoger 35 vainillas servidas.

video
Es importante destacar que todo ocurrió frente a los hijos de la pareja, entre ellos, uno de poco más de 3 años.

sábado, 21 de mayo de 2016

Real, dura y cruel

No creo haber leido una carta abierta tan dura y fuerte como ésta contra el actual Presidente.
Tampoco recuerdo que algun otro Presidente paraguayo, haya recibido algo parecido, en pleno mandato.
Fuente: Carta Abierta

Carta abierta de Victor Javier Medina

Al Sr. Presidente de la Nación Horacio Cartes y Cmdte en Jefe de las FF AA.

Trabajando como tu seguridad Presidencial no entendía bien porque un empleadito nuestro, un administrador de nuestros recursos debía movilizar de 100 a 200 hombres y mujeres dejando sus familias para velar por tu seguridad.
Doscientas almas, armados, otros de civil, todos trabajando en conjunto para que puedas ir a dar unas palabras falsas, inagurar rutas que en las primeras semanas se rompen solas, fiestas tras fiestas, reuniones tras reuniones,pararme horas mientras amanecías cenando y tomando con el presupuesto del estado y otros pocos privilegiados.
Tal vez , como en pocas veces en la gloriosa historia de nuestro suelo paraguayo, no entendiste el valor de tu cargo, Dios, Patria y familia. Dejaste de lado la doctrina de Cristo, la vigencia de los valores, y principios por los que dieron su sangre muchas generaciones de paraguayos.
Usado todos los recursos, desde los medios de comunicación hasta poner autoridades incompetentes como el intendente de San Antonio Raúl Isaac Mendoza Ramos, no es poner más policías es poner mas oportunidades. Mientras vos Horacito te paseas con tus escoltas por aire, tierra y agua un borracho armado sin temor a nada es este Pais de los amigos asesinó a mi amigo Rodrigo Barrios, ibamos a jugar partido como de costumbre ese martes! Si tuviera que elegir entre la vida de un Perro y su excelencia le aseguro que no dudaría en salvar a ese perro que no tiene la culpa de compararse contigo, ladrón de sueños, enlutador de familias, como olvidar tus palabras de "Días Feliz". Solo quiero verte un día sin dinero estoy seguro que no tenes un sólo amigo.
Como olvidar cuando te acompañaba de cerca escuchando que nuestra tierra bendita exporta pobres, lo pobre y cagon lo llevas vos. Si tan solo salieras a caminar sólo no creo que la gente se te acerque a pedirte autógrafos.
Cómo explicar a una niña de 3 años que su papá duerme en el cementerio. Que regalo recibirá en sus 15 años.? Una hermosa Joven Viuda por el tan sólo hecho de que se perdió el temor en este País por una cabeza Floja, amador de si mismo y muchos otros insultos que me parecen cortos para describir a este empleadito de la Nación‪#‎Horacio‬#Cartes.
Trabajando para vos ya conozco tu respuesta. Que hacer con el muerto? Wow! Que nos pasó para elegir tan persona inhumana!
Finalmente, existe un frente terrorista, ateo, mercenario, inhumano y delirante, empeñado en trastocar nuestros principios y valores más esenciales, regando con sangre inocente nuestro suelo patrio.
Es ésta nuestra triste realidad en la que tendremos que desarrollar acción.
Tenemos detrás nuestro, un pasado de gloria que defender, tenemos también un presente convulsionado de inseguridad, y un futuro venturoso que realizar. Tan sólo palabras no volvera la vida de mi amigo. Cuando en el futuro el dinero sea invertida en educación ya no necesitaremos más seguridad. La formación necesaria para nuestras autoridades ¿acaso no desarrollaron la Ética para los más altos niveles de la conducción de sus cargos? podrán algún día discernir, con elevado criterio, si hemos sabido cumplir con el compromiso que contraemos con la historia.
Este mensaje no es solo para vos mi excelencia , sino para todos los paraguayos, cada uno debe sentirse, en su ámbito de responsabilidad, un soldado de la Patria. Soldados, cuyas armas deben ser la claridad ideológica, la insobornable honestidad, la prudencia de no escuchar provocaciones, la inteligencia de desoír las mentiras del enemigo, el coraje de colaborar con quienes, día a día, ofrendan sus vidas por la libertad, seguridad y el porvenir de nuestras familias. A todos nos incumbe esta lucha. Solo cambia el campo de combate: para unos será el monte, para otros el aula, la fábrica o la oficina, pero nadie tiene derecho a sentirse ajeno o incrédulo de la realidad de nuestro Pais.
P.D: Sr. Presidente, pese a esta verdad que sufre mi Pais, mis amigos, mis camaradas y yo, si la Patria me necesite volveré a ser un simple soldado, que tuvo y tiene el orgullo de haber cumplido el DEBER con HONOR.

La realidad que quieren esconder


Madre de 12 hijos pasa hambre en un país plagado de soja y carne

Fuente: La Mira Digital



La mujer se rebusca en la calle en procura del sustento diario, mientras su pequeña hija con capacidades diferentes sufre los rigores del calor. Imagen lacerante del Paraguay rico en proteínas, con una brecha dolorosa entre ricos y pobres.
En una muestra de la enorme brecha existente entre ricos y pobres en Paraguay, una madre de familia que cría 12 hijos sufre los vaivenes de una rutina cargada de dolores en busca del pan diario.
Se trata de doña Leoncia Galeano, que ocupa un espacio público debajo de la línea de alta tensión eléctrica de la ANDE, donde sobrevive en un tugurio de tabla mal estacionada y caliente techo de zinc ubicado en el patio trasero del barrio Kennedy de Capiatá.
Registros oficiales ubican al país en el “top ten” de países con mayor volumen de exportación de carne en el mundo, mientras que la soja, otro alimento cargado de proteína, está colocado en el privilegiado cuarto lugar.
Las exportaciones récord del último año también han significado ingresos históricos.
La propaganda oficial se jacta de la rica y enorme producción de alimentos del Paraguay, que incluye otros rubros de la agricultura y la ganadería, pero los resultados no se ven a simple vista.
Hay que escalar altos muros de propiedades vip y hurgar en cuentas secretas de bancos para saber dónde va a parar la riqueza, privatizada para una elite menor y socializada para la gran mayoría necesitada.
El propio Gobierno reconoce que la tercera parte de la población paraguaya (más de dos millones de personas) se debate en la pobreza y la pobreza extrema, en medio de una política de Estado insensible que nada hace para revertir la situación paradojal de este país que es al mismo tiempo rico y pobre.
Se desconoce con precisión adónde van a parar los millones recaudados en impuestos y otros recursos que tiene el Estado para hacer dinero, incluidas las sumas siderales que generan Itaipú y Yacyretá.
Lo que sí se sabe -con abundancia de detalles- es la condición de miseria y desigualdad social en que se desenvuelven millares de familias, tanto en el sector urbano como en el rural, como consecuencia de sucesivos fracasos gubernamentales y la falta de interés político por revertir el estado de cosas.
De esta manera, a la sombra de la opulencia –muchos basan su fortuna en actividades ilícitas abiertas- se levanta desafiante una legión de paraguayos necesitados de trabajo y de atención a su demanda de salud, educación, seguridad y derecho de mejor vida, en medio del laberinto del Gobierno que concentra su atención en otro rumbo.
Miles de “Leoncia” cubren el territorio nacional, hurgando por las calles y viviendo de la caridad, víctimas de un Estado ausente que pugna por inflar los mentirosos índices de nivel de vida con ingresos per cápita que solo figuran en los papeles, mientras en la calle, ahí donde debería brillar el oro de la nación, solo se respira olor a necesidad y desencanto por la realidad del verdadero Paraguay.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Fraude en viviendas sociales

DIPUTADA DEL PILAR MEDINA
Lamentan accionar de empresa que construyó viviendas sociales

Con el propósito de realizar un seguimiento a la denuncia que hiciera, días atrás, con respecto a la situación precaria de las familias beneficiarias del Programa de Fondo Nacional de la Vivienda Social (Fonavis), la diputada Del Pilar Medina (ANR-Central), manifestó que doce proyectos que se habían otorgado a la empresa del señor Camilo Recalde, quien ganó la licitación para la construcción de 321 viviendas en 2013, fueron distribuidos en cinco municipios, como Nueva Italia, Ypané, Capiatá, Luque y Limpio; y en la mayoría de los casos, los resultados han sido lamentables.
“De este total de proyectos, 10 son de material pre fabricado, como estaba en el pliego de bases, que se veían de muy buena calidad, pero en realidad fueron de simple cartón. Allí ya empezó la defraudación. Nunca a un SAT se le dio más de tres proyectos; hablar de SAT es hablar de Servicios de Asistencia Técnica, que serían un nexo entre la Senavitat y los solicitantes de las casas”, explicó la parlamentaria en conversación con Radio Cámara, 104.1 FM.
Señaló que el desembolso se hace a los del SAT, quienes deben realizar los proyectos; y sostuvo que, en este caso, el 95 % es el subsidio estatal para estos proyectos y el resto sería pagado por los beneficiarios.
“Como ejemplo desgloso por ciudad y asentamiento: En Nueva Italia, el Asentamiento San Expedito, donde hay 20 familias beneficiadas a un costo de G. 1.231.000.000, se desembolsó el 80 %; de esas casas solo se terminaron tres y el resto quedó a nivel de suelo prácticamente; la alisada es de arena con un poquito de cemento; las bases no tienen cimientos, lo que significa que no se puede construir nada encima. Los pozos ciegos, a cielo abierto, y la instalación eléctrica deficitaria”, denunció.
Habló del caso del Asentamiento Porvenir 1 y 2, en Ypané, donde eran 57 viviendas en material convencional. Comentó que este proyecto fue el que más avance tuvo, ya que las comisiones de los adjudicatarios fueron todos los días a Senavitat a interiorizarse de las obras.
Sin embargo, a dos años de ese proyecto, ya se evidencian fisuras en las estructuras y se terminó en un 80 % los trabajos, según indicó.
“Cuando empezamos a denunciar sobre estas viviendas de Capiatá a Senavitat, allí se enteraron de que los demás proyectos estaban en la misma situación y nos unimos todos. Es de destacar que éste es uno de los muchos proyectos que están paralizados, apenas uno”, manifestó.
La parlamentaria había cuestionado, la semana pasada, que esos subsidios no cumplieron con su finalidad debido a que la iniciativa habitacional no fue concluida y, en algunos casos, ni siquiera se iniciaron los trabajos a más de cinco años de que los beneficiarios hayan endosado sus certificados de subsidio al responsable de la ejecución de los proyectos.

sábado, 14 de mayo de 2016

Razones de sobra para hacer el golpe

EL MUNDO › OPINION

El golpe de los esclavócratas

 Por Martín Granovsky

Al llamado de un señor con gemelos y sonrisa sardónica, los diputados iban pasando uno a uno para gritar su voto delante del micrófono.
Diez diputados del Estado de Pará votaron Sí a la admisibilidad del juicio político. Siete votaron No. Uno se abstuvo.
A las seis y media de la tarde, en Pará había ganado el golpe.
Ubicado al norte, recostado contra Surinam y el Atlántico, Pará cobija la mayor reserva de mineral de hierro del mundo y es una zona rural. En una superficie de 1.253.164 kilómetros cuadrados (cuatro provincias de Buenos Aires o una Colombia) viven casi ocho millones de habitantes.
El 17 de abril no es un día cualquiera para el Estado. Ayer se cumplían 20 años exactos de la masacre de Eldorado do Carajás, en Pará, cuando 19 trabajadores rurales fueron asesinados por la policía. El periodista Eric Nepomuceno, uno de los corresponsales de Página/12, reconstruyó la historia en su maravilloso libro O Massacre. Califica los asesinatos como “una de las más frías y emblemáticas matanzas de la historia contemporánea de Brasil”. Todos pertenecían al Movimiento de los Sin Tierra, la mayor organización social fuera de los sindicatos.
Hace 20 años Pará tenía registrados 18 mil campesinos en estado de servidumbre. Como el salario no les alcanzaba, quedaban atados al patrón, el fazendeiro, por los vales de almacén. Cuenta Eric que en 2004, ya durante el gobierno de Lula, la familia de hacendados Mutran fue multada en 435 mil dólares por trabajo esclavo. Según la Pastoral de Tierra del Episcopado, solo entre 1971 y 2004 fueron asesinados 772 campesinos por reclamar tierras. “Es más peligroso matar un buey que un hombre”, escribió Eric. “Los matadores de ganado normalmente son apresados y condenados; los matadores de hombres quedan impunes.”
A las cinco de la tarde del miércoles 17 de abril de 1996 155 efectivos de la Policía Militar y quizás también pistoleros parapoliciales dispararon contra 2500 manifestantes del MST.
El gobernador era Almir Gabriel, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, el mismo que encabezaba el entonces presidente Fernando Henrique Cardoso. Lo recordó ayer Valmir Assunçao, diputado del PT por Bahía. Gabriel fue quien dio a la PM la orden de dispersar la marcha. Murió en 2013 sin haber sido investigado ni procesado. La Justicia solo condenó a un coronel y a un mayor. No la pasaron muy mal. Fueron detenidos en noviembre de 2004 y liberados al año siguiente.
El 17 de abril quedó consagrado como Día Mundial de la Lucha por la Tierra.
Ninguno de los diez diputados que ayer votó Sí recordó la matanza. Uno gritó que votaba Sí “contra los ladrones del PT”. Otro vociferó que votaría Sí porque “tengo una familia y un hijo de cuatro años y no quiero que le enseñen sexo en la escuela”.
Sin embargo, esos legisladores de Pará y los otros que votaron Sí comenzaron a cortar un proceso social de integración que necesitaba décadas para afirmarse y ahora puede quedar inconcluso.
Eduardo Cunha (foto), presidente de la Cámara de Diputados y dueño de la sonrisita a lo Giulio Andreotti, es la cara visible de la conspiración para tumbar a Dilma y destruir al Partido de los Trabajadores. La Corte Suprema lo procesó el mes pasado por corrupción en el sistema multimillonario de coimas de Petrobras. Ultraconservador, es autor de proyectos para instituir un Día del Orgullo Heterosexual y penar con 10 años a los médicos que ayuden a abortar.
Cunha pasó por partidos menores y terminó recalando en el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, una constelación de jefes estaduales ligados a los poderes locales sin cuyos representantes en el Congreso nadie puede gobernar Brasil. El PMDB fue aliado de Cardoso, aliado pasivo de Lula y después aliado activo del PT, a tal punto que Lula promovió al pemedebista Michel Temer como vicepresidente de Dilma en 2010 y de nuevo en 2014. El PMDB cogobernó mientras pudo obtener ventajas y dejó de hacerlo cuando la crisis económica empezó a notarse en el PBI, que este año puede achicarse un 4 por ciento. El entramado de alianzas se basó en la confluencia de intereses y en la lubricación por coimas. Cuando la crisis y la impericia de Dilma en la gestión presidencial pusieron incómodo al principal aliado, salió a la superficie la lubricación compartida por legisladores del PMDB, del PSDB y por algunos legisladores o funcionarios del PT.
A la suma de corrupción más recesión más conspiración es difícil ganarle. Una presidenta paralizada políticamente quiso huir hacia adelante con un ajuste y un ajustador ortodoxo. El PMDB se corrió para que el descrédito cayera sobre el PT, Dilma y Lula. Si el Senado desplaza a Dilma por 180 días quedará Temer en el Planalto, que por cierto no promete continuar con las políticas neodesarrollistas de Lula sino superar la ortodoxia de Joaquim Levy, el primer ministro de Hacienda en el segundo mandato de Dilma.
Ni el PMDB en versión Cunha-Temer ni el PSDB de Aécio Neves están lejos de Almir Gabriel, aquel gobernador de Pará que ordenó matar. Pero el PT, que siempre encarnó a las fuerzas opuestas a los fazendeiros, quedó enredado y a la defensiva. Parecía imposible imaginar entonces este capítulo para un partido que solo siete años después de la matanza, en 2003, comenzó con Lula la reparación social más imponente de la historia de Brasil.
Los diputados que ayer gritaban como salvajes no son una rareza. Simplemente, su monstruosidad fue televisada. Así funciona Brasil. En circunstancias críticas afloran los valores racistas, clasistas y esclavócratas. Los trabajadores de hoy serían como los esclavos del siglo XIX o como los reducidos a servidumbre en Pará y no deberían molestar asomándose a la casa grande de los amos. Esos valores se trasladan a toda la elite y cubren con una ideología tradicionalista y grotesca los intereses de los bancos transnacionales, el gran empresariado nacional que enarbola la bandera “Renuncia ya” en la sede de la Federación de Industriales de San Pablo, los tránsfugas del sistema político y los medios gigantescos, que en el caso de la televisión abierta conforman un monopolio como Globo. Fue notorio ayer el tono prepolítico de muchos diputados que votaron por el Sí. Algunos invocaron a sus electores. Pero los más mencionaron a sus padres, a sus hijos, a su familia e incluso a sus amigos como fuente legitimadora del voto. O dijeron que votaban Sí “contra el comunismo”, como Jair Bolsonaro de Río, que honró al torturador de Dilma durante la dictadura Brilhante Ustra.
Los motivos del No fueron claros. Como dijo Marcelo Castro, un miembro dilmista del PMDB, Dilma es honesta, Dilma no robó, Dilma no tiene empresas ni cuentas en el exterior, o sea que no hay delito. Y sin delito el juicio es un golpe.
Si después de la admisibilidad votada ayer en Diputados el Senado desplaza a Dilma y, peor, si luego la echa, habrá que releer el análisis de Ciro Gomes. Ex ministro de Lula y opositor a Dilma, pero sobre todo contrario al impeachment, dijo en la revista Carta Capital que si el golpe se consuma “no veo posibilidades de gobierno estable en los próximos 20 años”. Describió que en el odio y la rabia confluyen tres grandes grupos: los electores frustrados de Neves, los afectados por la decadencia económica y los impactados por “novelización del escándalo a cargo de los grandes medios”. Cunha sería la síntesis de esa triple negación. Y Temer, la encarnación “de la ilegitimidad del gobernante y del entreguismo a los intereses internacionales, flagrantemente metidos en este asunto sobre todo cuando hablamos de petróleo”.
El voto de ayer es una horrible noticia para la Argentina. Mauricio Macri fue endiosado por los megaindustriales de la Fiesp. Pero la persistencia de la caída económica y la crisis política en el principal socio de la Argentina achicará aún más las chances de recuperación económica. Golpeará directamente en la industria automotriz y menguará las exportaciones industriales.
La admisibilidad del impeachment es una derrota propia para los millones de argentinos y de sudamericanos que simpatizan con la protección de derechos laborales, con una mayor intervención del Estado, con políticas reformistas, con la integración y con la carta de los Brics como alternativa en materia de financiamiento sin condicionalidades conservadoras.
El Congreso brasileño está retrasando la historia en Brasil y en toda Sudamérica.
Como dijo Patrus Ananias, del PT, voto número 100 contra el juicio político, “es un golpe contra los pobres”.
El golpe de los esclavócratas.